CRÍTICA

Vicente Pascual "No hay Vino si no hay Agua"


RAMÓN RUIPÉREZ

NOTICIAS DE UTEBO / Cultura, Junio de 2008

A lo largo de su trayectoria pictórica su obra ha pasado a formar parte de la colección de multitud de museos y centros culturales de renombre internacional tal y como The Hispanic Society of America Museum, en Nueva York, o el Indiana University Art Museum en Bloomington, Indiana. Su obra, asimismo, estará presente en el Pabellón de Zaragoza de la Expo dentro de una selección de pinturas englobadas bajo el título "Expo Zaragoza 2008". Y, en medio de la vorágine, una concesión expositiva en Utebo, su hogar. ¿Por qué?

Exponer en Utebo no es una concesión. Al contrario, el espacio del Centro Cultural Mesonada es espléndido y considero un honor poder mostrar mi trabajo creativo a mis convecinos en un marco tan hermoso, y tan sólo a unos poco metros de esa maravilla que es la torre mudéjar. El tamaño de una localidad no define necesariamente la importancia de sus actividades culturales; algunos de los centros internacionales de arte contemporáneo más importantes están situados en pequeñas ciudades, esto ocurre frecuentemente en el norte de Europa y en EE.UU. Además, la limpieza arquitectónica del Centro Mesonada así como su proximidad a Zaragoza, lo hacen candidato para ocupar un destacado lugar dentro de la cultura aragonesa, de hecho se han realizado en él exposiciones de primer orden; poder mencionar los nombres de Pablo Serrano, Beulas, Julia Dorado o José Luis Cano no es poca cosa, y confío que con el paso del tiempo sus actividades significarán un importante factor al considerar la calidad de vida en Utebo.

Desde 2003 usted viene desarrollando su trabajo en la provincia de Zaragoza; ¿hay algo de esta tierra, la aragonesa, presente en su obra?

Durante una docena de años estuve viviendo en Mallorca y durante otra en EE.UU; en todo ese tiempo he sido siempre muy consciente de que mis raíces aragonesas son muy fuertes. Mi trabajo se caracteriza por la considerable austeridad del color y por la aparente simplicidad de las formas. Podría haber una similitud con el paisaje aragonés en el que crecí: es extremadamente sencillo en apariencia, pero lleno de matices aromáticos y visuales que requieren atención para ser apreciados. Igualmente mi pintura está elaborada con una dedicación a la armonía de los matices que, creo, compensa su rigor formal cuando es contemplada serenamente.

Su obra como artista trasciende de lo meramente pictórico y también se ha adentrado en el moldeado y estudio de la palabra a través de la poesía. ¿Con cuál de estas vías de expresión, palabras y pintura, es con la que ha conseguido lograr un mayor grado de satisfacción, y también de transmisión, artística?

Siempre insisto en que el impulso artístico puede manifestarse de muchos modos distintos, y que cualquier actividad acorde con la condición humana puede servir para expresarla, empezando por el arte de la agricultura que tan rápidamente se está perdiendo. Los romanos decían que la poesía es pintura que habla y que la pintura es poesía silenciosa, y creo que es muy cierto. En cualquier caso yo soy pintor antes que nada, es la vía de expresión que he utilizado por más de tres décadas y es en ella en la que me encuentro más seguro de mí mismo.

Desde sus orígenes artísticos usted ha ido bebiendo de diferentes fuentes de inspiración. ¿Cuál cree, de todas ellas, que ha sido la que más ha influido en su manera de entender el arte?

Siempre he sentido el deseo de conocer otras modalidades culturales, pero cuando he bebido de ellas, aplicando sus formas a mi trabajo, lo he hecho tras estudiarlas cuidadosamente, discerniendo lo que es coherente con mi personalidad y lo que corresponde a otra modalidad intelectual y anímica. Me interesa mucho más aquello que es común a diversas culturas o filosofías que lo que es privativo. Ahora bien, entre las filosofías es la platónica la que más ha definido mis planteamientos teóricos; la simplicidad del mudéjar o la elegancia del arte Zen me son más próximas en cuanto a las formas plásticas.

Usted ha vivido y desarrollado su trabajo como artista en tres de los cinco continentes. ¿Con cuál se queda y por qué?

Cada uno de ellos, así como cada país e incluso cada región corresponde a una modalidad distinta de la inteligencia. Quizás lo definitivo no sea otra cosa que encontrar el escenario adecuado para desarrollar la propia vida, sin entrar en cual sea mejor o peor.

Grosso modo, y a pesar de lo genérico de la pregunta y la complejidad de la respuesta, defínase brevemente como artista.

Mi trabajo actual podría englobarse dentro de una corriente geométrica de carácter simbolista. Está en conexión con un movimiento que comenzó con el romanticismo alemán del siglo XIX que desemboca en las intervenciones paisajisticas del siglo XXI. Se trata, a fin de cuentas, de una tendencia, más o menos lograda, a retraer lo que encontramos en la naturaleza a sus principios universales y arquetípicos. Un círculo, una pincelada puede contener un mundo.
 


VICENTE PASCUAL BIBLIOGRAFIA

Copyright "Noticias de Utebo " 2008.